Leche de quinua o quinoa – Leche vegana – Recetas veganas

Leche de Quinua – Leche vegana

 

Ingredientes para preparar Leche de Quinua

 

2 tazas de quinua o quinoa, previamente cocida con agua y sal marina

Litro y medio de agua pura

Pizca de Sal marina

 

PROCESO DE ELABORACIÓN DE LA LECHE DE QUINUA

 

Para hacer la leche de quinoa es necesario tener quinua cocinada o poner una taza de quinoa sin remojar con tres tazas de agua y una cucharita de sal marina a fuego fuerte hasta hervir y luego terminar la cocción a fuego lento.

La elaboración de la leche de quinoa propiamente dicha es con la quinoa cocinada dos tazas y agregar hasta completar dos litros con agua pura en la licuadora.

Licuar todos los ingredientes y pasar por un colador para obtener la leche de quinua.

Por otro lado queda la sustancia sólida con fibra y componentes nutritivos que se pueden utilizar para otras preparaciones, como puré, croquetas o rellenos variados.

 

Algunas propiedades de la Quinua

 

La quinoa es un desintoxicante natural que alivia el hígado, lo fortalece y también es un diurético suave.

También, debemos destacar su alto contenido de fibra, ya que puede alcanzar los 15 gramos de cada 100 gramos, siendo en su mayoría, fibra de tipo insoluble que produce una sensación de saciedad, con lo cuál contribuye con dietas para adelgazar.

Es interesante tener en cuenta el aporte de micronutrientes, en la quinoa destaca el contenido de, magnesio, calcio, fósforo, hierro, potasio y zinc entre los minerales, mientras que también cuenta con vitaminas del complejo B en cantidades apreciables y vitamina E con características antioxidantes.

Aumenta el rendimiento físico y mental así que es indicado especialmente para deportistas y para estudiantes.

La quinoa es recomendable para los niños incluso desde la lactancia durante la época de transición con alimentos sólidos ya que contiene lo necesario para el crecimiento y desarrollo del cerebro, dientes piel músculos y huesos.

La quinua no se modifica genéticamente, no tiene gluten y usualmente se la cultiva de manera orgánica.

A pesar de que técnicamente no es un cereal, cuenta como un alimento integral. 

Sus propiedades no han pasado desapercibidas para los científicos de la NASA ya que han intentado convertirlo en un cultivo adecuado para crecer en el espacio exterior, idea basada en su alto contenido de nutrientes, simpleza de uso y facilidad de crecimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *